Walter Iribarren: ‘Estamos al borde de la pobreza; el aumento salarial es urgente’

En una entrevista en Radio 10 Mar del Plata, Walter Iribarren, de la Agrupación Municipal 20 de Noviembre, criticó duramente la falta de adecuación salarial en relación con la inflación. "Nos hemos especializado en enfrentar las situaciones más críticas," expresó Iribarren, destacando la capacidad de los empleados municipales para mantenerse firmes pese a las amenazas y el amedrentamiento.

Iribarren subrayó la urgencia de ajustar los salarios a los índices inflacionarios, que se estima alcanzarán el 65% para este año, mientras los incrementos salariales se han quedado en un 21%. "Estamos casi un 45% por debajo," lamentó, agregando que muchos empleados se encuentran por debajo de la línea de pobreza e incluso de indigencia. "No se puede sostener una familia con salarios que apenas alcanzan para el alquiler de una casa pequeña."

El representante de la agrupación resaltó que las medidas de fuerza se están implementando con un alto grado de tratamiento y evaluación continua. "Evaluamos diferentes modalidades de protesta todas las semanas para no agotar la efectividad de nuestras acciones," explicó. La estrategia incluye adaptar las protestas a las diversas realidades de los empleados, buscando también no afectar aún más la calidad de los servicios públicos, que ya se ve comprometida por la falta de insumos y recursos.

Iribarren criticó la disparidad entre los ajustes realizados en otras áreas y la negativa del Ejecutivo a aumentar los salarios de los empleados municipales. "Es una contradicción que mientras se ajustan los valores de servicios como la recolección de residuos, se argumente falta de recursos para adecuar nuestros salarios," denunció. "El Ejecutivo dice que no hay plata, pero sus propias acciones demuestran lo contrario."

Sobre la actitud del Ejecutivo, Iribarren manifestó su preocupación por la falta de diálogo y el uso de la legislación como herramienta de persecución. "En lugar de mejorar las condiciones, utilizan la legislación para perseguirnos," afirmó, mencionando amenazas de sanciones por la retención de tareas. "La calidad de los servicios para los vecinos se deteriora porque no tenemos los elementos necesarios para hacer nuestro trabajo."

El reclamo de Iribarren es claro: el Ejecutivo debe sentarse a negociar con buena fe y ajustar los salarios en línea con la inflación. "Es crítico que haya una recomposición salarial acorde con lo que marca la inflación," concluyó. La situación, según Iribarren, no solo afecta a los empleados municipales sino también a la calidad de los servicios públicos y, por ende, a la comunidad de Mar del Plata en general.

Send
Pin